1. Skip to Menu
  2. Skip to Content
  3. Skip to Footer


Puntos estratégicos

Indice de artículos

PUNTO 2.- SOBRE LA ENFERMERA COMO GARANTE DE LA CALIDAD Y LIDER DE LA GESTIÓN DEL CUIDADO.

Exigimos apoyo institucional para el fortalecimiento de las estructuras directivas de

Enfermería como garante de la calidad de los servicios enfermeros y con competencias plenas en planificación, desarrollo y evaluación de los recursos necesarios para la adecuada prestación de los cuidados que los ciudadanos necesiten.

Entendemos también que las funciones de gestión y organización deben de desarrollarse en equipo dado que las actividades de unos profesionales influyen y condicionan las del otro. De esta forma, defendemos que se deben potenciar el establecimiento de relaciones más horizontales no solamente entre profesionales sino entre los diferentes “niveles” de responsabilidad.

Consideramos imprescindible que los órganos de planificación y gestión cuenten con enfermeras en cada nivel para evitar que se siga produciendo un sesgo hacia la medicalización del sistema, sin tener en cuenta la aportación del saber enfermero. Es por ello que resulta esencial potenciar la figura del Responsable de Enfermeria en cada UAP como figura que dinamice y estimule el avance profesional, ayude en la implementación de la formación continuada y facilite la evaluación compartida de la calidad de los cuidados prestados y la atención sanitaria.

Consideramos que la evaluación de las diferentes estrategias, debe centrarse no solamente en el resultado final, sino hacer también hincapié en la evaluación del proceso así como de los resultados a largo plazo. El binomio salud-enfermedad y su abordaje socio-sanitario es tan complejo y entran en juego tantos factores y profesionales que sólo con una evaluación que contemple todos los elementos podrá comprender y valorar realmente el proceso. Para ello, indudablemente tienen que estar presentes todos los protagonistas incluidos los USUARIOS del sistema, verdaderos protagonistas. También resultará clave avanzar en la evaluación del servicio enfermero, en función de criterios de calidad, evidencia e impacto en salud de la población.