1. Skip to Menu
  2. Skip to Content
  3. Skip to Footer


Puntos estratégicos

Indice de artículos

Anexo I:

Desde EFEKEZE, queremos hacer una obligada reflexión sobre los procesos de trasvase de profesionales desde otros niveles de atención (hospitalaria principalmente) y la pérdida que supone la marcha de profesionales formados y capacitados a otros ámbitos asistenciales fruto del sistema actual de selección, provisión y traslado de profesionales.

Entendemos que el desarrollo de puestos funcionales específicos asignados para las enfermeras especialistas (vía EIR o excepcional), podrá en un futuro evitar que esta deficiente gestión del conocimiento y expertia profesional tenga lugar. Todos los puestos susceptibles de ser cubiertos por especialistas en Enfermería familiar y comunitaria, deben ser ocupados por personal especialista vía EIR, o aquellos profesionales que estuvieran en condiciones de acceder a la especialidad a través de la vía excepcional (puesto que cumplen los requisitos). Dicho de otra forma, la especialidad debe ser y será un requisito necesario para todos los procesos de selección y provisión (traslados, movilidades, OPEs, etc...)

Como sociedad científica, entendemos por puestos susceptibles, todos los de DUE asignados a Comarcas sanitarias, u OSIs con adscripción a Centro de salud. En este sentido es inaplazable, la inclusión de la categoría enfermera especialista en Enfermería familiar y comunitaria, dentro del decreto de puestos funcionales de Osakidetza y la asignación como requisito a las plazas de DUE de EAP. El reconocimiento de la categoría profesional, debe llevar también un elemento diferenciador en bolsas de trabajo específicas para cada una de las especialidades enfermeras.

Sin embargo, mientras este hecho no sea una realidad, como sociedad científica y velando por los principios de justicia social, calidad asistencial y seguridad clínica, nos vemos obligadas a realizar las siguientes propuestas;

  • Por un lado, la designación de una puntuación especifica tanto en las oposiciones, como en los traslados para aquellos profesionales que estén en disposición de acceder al título por vía extraordinaria o se encuentren en posesión del título de Especialista en Enfermería familiar y comunitaria.
  • Por otro, el que las organizaciones de servicios (OSIs y Comarcas) aseguren una formación mínima que capacite al profesional en las competencias básicas que cercioren una mínima atención de calidad y eviten riesgos en la seguridad clínica.

Entendemos que esta formación debe contemplarse dentro de su jornada laboral y complementarse formación teórico-práctica y tutorización clínica (a través del solape con una enfermera experta en atención familiar y comunitaria).

Las competencias básicas que debe alcanzar una enfermera antes de incorporarse de forma autónoma deben hacer referencia a:

  1. Identificar las necesidades de salud de la población y proporcionar la correcta respuesta de cuidados de los servicios de salud a los ciudadanos.
  2. Aumentar el seguimiento y la atención longitudinal al valorar al individuo y la familia desde la perspectiva de la necesidad de cuidados, en su entorno y en todas las etapas de la vida, con especial atención a aquellos que deben ser atendidos en su domicilio.
  3. Responder eficazmente a las necesidades de la población con enfermedades crónicas prevalentes, a las situaciones de discapacidad, de riesgo de enfermar y de fragilidad.
  4. Desarrollar estrategias de intervención y participación comunitaria, centradas en la promoción de la salud y la prevención de la enfermedad.
  5. Garantizar la continuidad de la atención y los cuidados, mediante la gestión efectiva y la coordinación de los recursos humanos y materiales disponibles.

Ofrecer por último nuestra disposición para colaborar con estos aspectos de formación continuada de los profesionales enfermeros.